jueves, 10 de septiembre de 2015

Escuela en la nube


1. El proceso de enseñanza/aprendizaje implica una apertura y adaptación al ritmo y estilo de cada proceso. No se trata de un experto que transmite conocimientos frente a un ignorante, sino de un acompañante del proceso de aprender que tiene un aprendiz. El profesor funge como un facilitador, alguien que brinda las herramientas adecuadas para que el estudiante las utilice en la medida de sus posibilidades, con el fin de afinar, adquirir y/o fortalecer conocimientos, habilidades y actitudes frente a su mundo.

2. Del video acerca del deseo de Mitra de construir una escuela de la nube, llamó mi atención la manera tan simple en la que es presentado el proceso de enseñanza/aprendizaje. No se requiere de grandes expertos para que este proceso se dé, sino que, en gran medida, depende del grado de interés que el estudiante tenga de explorar un objeto. La propuesta de una aprendizaje auto-gestionado me parece muy atractiva, ya que promueve las relaciones sociales entorno al aprendizaje, dadas esta de manera natural.

3. Considero que la práctica docente debe atender a la personalización de los contenidos de conocimiento. Ayudar a descubrir al estudiante la manera en que se desenvuelve en el ámbito del conocimiento me parece algo fundamental.

4. Un ejemplo muy claro para mí fue cuando aprendí a manejar. Era para mí uno de mis grandes sueños desde pequeño. Mi papá es conductor de una unidad de transporte público en la Zona Metropolitana de Guadalajara, por lo que desde que tengo memoria lo vi conducir. Recuerdo que ponía mucha atención a cada movimiento que mi padre o mi hermano mayor hacía al manejar, a la vez que ellos me explicaban los nombres y funciones de cada uno de los elementos que se ponen en juego para la conducción óptima de un vehículo. Luego solamente me preguntaban qué debía hacer para poner en marcha el vehículo. Aprendí pronto la teoría y poco a poco la práctica de la conducción. Desde lo 8 años de edad ya manejaba el camión de mi papá en cortas distancias. Y fue hasta que obtuve mi licencia de conducir cuando por primera vez manejé durante largos periodos de tiempo y largas distancias. Ahora disfruto conducir, aunque sería mejor que no hubiera tráfico, ni hablar.

Considero que el ejemplo que aquí señalo tiene que ver con la experiencia narrada por Mitra sobre todo en el interés; lo que el ordenador provocaba de interés en los niños, a mí me lo provocaba el auto. Sin embargo, a diferencia de Mitra, yo sí tuve a dos facilitadores, quienes me explicaron cada proceso, mientras que los niños se las arreglaron solos para manipular la computadora exitosamente.

5. En mi clase de perspectiva sociocultural del aprendizaje y el desarrollo leí un caso parecido a los que describe Mitra. Se narra en un apartado titulado "La potencia de una banda elástica" (pp. 298-301) cómo los niños se interesan en la temática de la energía a partir de una actividad propuesta por el profesor que estimulara la curiosidad de los pequeños. La actividad y el proceso de enseñanza/aprendizaje resultaron un éxito.

Les comparto la referencia del texto que aquí comento:

Wells, G. (2001). Aprender con y de nuestros estudiantes (Capítulo 9). En Indagación dialógica (págs. 295-313). Barcelona, España: Paidós. 

3 comentarios:

  1. Hola Lalo, gracias por compartirnos el material de Wells, te dejo una pregunta aquí, que espero que ayude a profundizar en tu reflexión: ¿Qué es lo que tendría que suceder para que el aprendizaje sea autogestionado en un entorno formal de aprendizaje?
    Saludos
    Maru

    ResponderEliminar
  2. Gracias Maru por tu comentario. La pregunta que planteas es precisamente una de mis inquietudes que espero resolver o por lo menos indagar en este curso.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Hola mi querido amigo del alma, serías tan amable de compartirme el capítulo si es que lo tienes en digital, pues me sirve para el ensayo con Ray. Gracias y por cierto que bonito redactas, deberías pensar en escribir un libro ;)

    ResponderEliminar